21 de junio de 2012

¿Trabajo fijo hasta nunca?

Joaquín Almunia: "Esperar un trabajo fijo es bonito pero ya no es realizable"

El comisario europeo de la Competencia cree que todos los cambios que se han
producido y que se seguirán produciendo en este siglo impedirán tener un
trabajo fijo. Hay que reconocerle su mérito en ello.
 
 

24 de agosto de 2011

La silla de Fernando

"es que ahorrar es inútil, estudiar una buena carrera es inútil..."

Un extracto de la película-entrevista realizada a Fernando Fernán Gómez por Luis Alegre y David Trueba.

La silla de Fernando 2006 (documental completo)

web del documental

video

26 de noviembre de 2009

Lección de economía en 2 minutos



Seis chinos y un americano
Texto: Antonio Baños

Cuentan el chiste de siete náufragos en una isla desierta. Seis de ellos son orientales y el séptimo un norteamericano muy gordo. El primer día se asignan las tareas que todos deben cumplir para seguir vivos. Uno se encargará de la leña, otro de pescar, un tercero de cazar, el siguiente de construir un refugio, etcétera. Deciden que el norteamericano se dedique sólo a comer. Y así lo hacen. Cada mañana, los seis asiáticos se aplican a sus tareas y por la noche se dedican a ofrecerle un magnífico festín al yanqui, quien, harto de tanta comida, siempre deja restos suficientes para la alimentación de los seis desdichados.

Cualquiera a quien se le explicara el extraño modo de comportamiento social de los náufragos se llevaría las manos a la cabeza y pediría, como mínimo, el exilio del prepotente rostro pálido. Sin embargo, si explicamos esta historia a un economista ortodoxo, neoclásico, de los de cátedra y tertulia, su análisis será tan sorprendente como ilustrativo.

Diría que, de hecho, los seis asiáticos necesitan al norteamericano porque este es, en realidad, el motor de la economía local. Sin el yanqui y su voracidad no hubiesen desarrollado artes de pesca, ni construido infraestructuras como cabañas, cuencos o canoas. Sus cifras de volumen de pescados y de tubérculos recolectados caerían a niveles preocupantes. Su PIB, sus indicadores de empelo y actividad serían propios de una isla subdesarrollada. El hambre pantagruélica del ocioso norteamericano ha obligado a los asiáticos a realizar una fuerte inversión en I+D para maximizar los recursos de la isla.

Sin el yanqui, nadie tendrá que haber aprendido a recitar monólogos ni a componer canciones para distraer al comensal mientras cena, con lo que las artes escénicas nunca se hubiesen desarrollado en la isla, que habría mantenido un bajísimo nivel cultural. Pero, además, la obligación de cocinar un banquete diario ha multiplicado los contactos sociales entre los seis asiáticos, que se han visto obligados a crear sistemas de coordinación, de reparto del trabajo y asignación de recursos, y han revertido en una mayor, más eficaz y rica complejidad social, lo que les permitiría preparar con el tiempo banquetes cada vez más complejos, cosa que despertará entre ellos las dotes de iniciativa y liderazgo.

Queda claro, pues, que sería inconcebible un desarrollo económico sin la presencia de nuestro americano. Si muriese de apoplejía, lo más seguro es que los supervivientes trabajasen tan sólo tres o cuatro horas para asegurarse la subsistencia y pasasen el resto del día tumbados. Supondría una debacle de la productividad, la ruina de la naciente civilización isleña. Cada uno se quedaría en su rincón de la playa y la estructura de mando y tareas acabaría disolviéndose. Pasarían a llevar una vida cercana a la animalidad. La falta de un objetivo común, de un trabajo, en definitiva, los convertiría en vagos y suspicaces. De ahí que sea cuestión de tiempo que surjan disputas, desprecio y orgullo entre los antes sumisos y cooperativos asiáticos. La muerte del norteamericano sería la ruina de los asiáticos.

http://www.ladinamo.org/ldnm/articulo.php?numero=31&id=812

20 de julio de 2009

La gestión en el hogar



Esta tabla viene a indicar los planetas que se necesitan para seguir viviendo según las condiciones de consumo de recursos actuales. Evidentemente muchos recursos no son intercambiables y además es una aproximación a la media de gasto... pero puede resultar bastante ilustrativa.

Hay que recordar que la Tierra es sólo 1 Planeta, luego consumir por encima de las posibilidades de recuperación (que para muchos recursos es cero) supone pan para hoy y hambre para el resto de la existencia.

informe: click

2 de julio de 2009

Yo no como: me alimento del sol



Hira Ratan Manek: "Yo no como: me alimento del sol"
Afirma que el sol es la energía más poderosa. Tanto, que para vivir no le hace falta comer.

GASPAR HERNÀNDEZ elperiodico.com

--¿Es cierto que usted no come?
--Muy raramente tomo comida sólida. Muy de vez en cuando, para no herir los sentimientos religiosos cuando visito un templo, tomo ofrendas conocidas con el nombre de prasad. Pero no, no como.

--¿Y?
--Solamente bebo líquidos, especialmente agua y té, y a veces café.

--Y está vivo.
--Y voy a su país el mes que viene. He demostrado ante varios equipos científicos que puedo sobrevivir solo a base de agua. Me estudiaron en varias ocasiones, por periodos de 130, 211 y 411 días. Los informes médicos están en mi web (www.solarhealing.com). Mi contribución a la humanidad es la de dar a conocer la ciencia de vivir de la luz solar. No como: me alimento del sol. Es una técnica milenaria, que en la antigüedad se conocía en todo el mundo, incluso en Europa. Las religiones establecidas erradicaron el culto al sol.

--¿Se trata de mirar al sol?
--Sí. Mirar al sol durante la franja de tiempo que yo llamo segura es sencillo y los resultados son fantásticos. Se obtiene una salud perfecta para mente, cuerpo y espíritu. Se experimenta un incremento de la memoria y la inteligencia. El proceso de envejecimiento se hace más lento.

--Mirar al sol: ¡qué peligro!
--No es peligroso. Los primeros rayos de sol de la mañana y los últimos rayos de la tarde son más beneficiosos que la televisión y los ordenadores. La franja segura no es peligrosa. Los ojos necesitan una buena luz para estar sanos. Nadie ha dañado sus ojos por mirar al sol en la franja de tiempo segura y durante unos segundos; en cambio, salirse de esta franja sí que puede ser peligroso.

--¿Y el cáncer de piel? ¿Y las lesiones en los ojos?
--Existen cada vez más libros y estudios escritos por médicos que hablan de curaciones debidas a los rayos solares. Puede consultar mi página web.

--No creo que haya muchos médicos ni oculistas que estén de acuerdo con usted.
--Se equivoca. Hoy en día ya hay muchos oftalmólogos que creen en los beneficios del sungazing. En Atlanta, decenas de oftalmólogos pudieron estudiar los ojos de numerosas personas que practicaron sungazing y comprobaron que en ningún caso la práctica causó daño alguno. Poco a poco empieza a verse un cambio en las creencias de los oftalmólogos. ¡No se trata de mirar el sol a las doce del mediodía!

--¿De qué se trata?
--Daré cursos y charlas en Catalunya para explicar la técnica. Pero, para resumirla, le diré que se trata de mirar el sol durante una hora segura, solo 10 segundos. Y después, se trata de añadir 10 segundos por día. Solamente pocos segundos. El sol no es fast food. Cuando el sol es suave, cuando nos llegan menos rayos ultravioleta, entonces constituye una poderosa medicina. Es una energía inofensiva, y carece de efectos secundarios.

--¿Y por qué no hablamos de ello?
--Todo el mundo sabe que el sol tiene poder curativo, pero hoy en día este conocimiento queda ocultado por la industria médica y farmacéutica. La ciencia misma afirma que la vida no es posible sin el sol, pero, aun así, los expertos nos mantienen alejados del sol y no hacen más que hablar de sus peligros.

--¿Es usted feliz?
--Sí, me considero una persona feliz. El sol trae felicidad a nuestras vidas presentes en todos los sentidos. Las personas podemos liberarnos de las enfermedades, y también la muerte es más feliz.

--¿?
--La muerte, y la vida después de la muerte.

--¿Por qué dejó de ser ejecutivo?
--Para dedicarme al servicio de la humanidad. Me interesa el bienestar de la humanidad.

--¿Cuándo empezó a darse cuenta del poder del sol?
--Me habló de ello la Madre Mira del Aurobindo Ashram, en Pondicherry, cuando yo tenía 25 años. Seguidamente empecé a investigar sobre el tema. Después de 30 años de investigación y búsqueda, a partir del año 1992 empecé a experimentarlo en mí mismo. Me tomó tres años poder recoger los frutos de mi búsqueda, y luego expuse mi éxito ante los expertos médicos. Desde entonces ofrezco mi cuerpo a la ciencia, para que sea estudiado.

--Usted que tiene práctica, ¿cuánto rato mira al sol?
--La práctica que enseño se realiza solamente durante un período de 270 días, de forma regular o irregular. Una vez que el cuerpo se haya convertido en un chip solar, entonces no es necesario seguir con el sungazing. No es una práctica que tenga que realizarse durante toda la vida. Si usted practica el sungazing durante 270 días (lo que equivale a un total de 111 horas), ya habrá completado la práctica.